ULTIMAS NOTICIAS
only display title if it's non-empty

POLITICA

GREMIALES

SOCIALES

lunes, abril 10, 2017

Médicos del hospital analizan denunciar la escandalosa diferencia en el valor de las guardias

La diferencia en el valor de las guardias para médicos de planta y médicos del sector privado que son contratados por el Estado, estalló con la publicación del pago de más de 160 mil pesos a un profesional, por diez días de trabajo. Los médicos del SIPROSA se reúnen hoy en asamblea para analizar la posibilidad de radicar una denuncia por sobreprecios, dado que en las clínicas privadas la guardia de 24 horas se paga siete mil pesos, y al hospital le facturan catorce mil. La fuga de profesionales sigue, con la décima parte de esos valores abonados a la planta efectiva.


 El Dr. Julio Torres, médico integrante del SIPROSA, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la escandalosa diferencia en el valor que se paga a un médico privado contratado por el hospital, y a un médico de planta, que incluso duplica lo que el mismo profesional cobra en el privado.
Se conoció la factura de un médico que, por doce días de guardia, cobró 161 mil pesos, a razón de 14 mil por cada guardia de 24 horas, cuando en el privado se pagan 7 mil pesos, y al personal de planta del hospital le liquidan 1.700 pesos, prácticamente un diez por ciento.
“En este momento un médico de planta cobra 1.700 pesos la guardia de 24 horas los días de semana, y 2.400 pesos los fines de semana. Si vamos a los días de semana, un médico contratado cobra casi diez veces más, porque son 14.000 pesos la guardia de 24 horas”, expresó el Dr. Torres.
La cantidad de contratados sigue subiendo, y también el costo para el erario público, que desvía los fondos de salud a una tercerización en lugar de reforzar los salarios del personal. El Dr. Torres remarcó la necesidad de revertir este proceso, porque siguen renunciando especialistas en el hospital y van a seguir aumentando los contratos. “Se debe a que no hay una oferta suficiente para los médicos de planta. Si no hay oferta para que el médico se venga a radicar por tiempo completo, lógicamente van migrando. Lo veníamos denunciando con la gestión anterior, y con esta gestión se agudizó la migración”, dijo. 
“Han migrado no solamente médicos que estaban desde antes en el sistema, sino los que han venido con esta gestión y se han ido al sector privado. Hace tres o cuatro días la médica cirujana que entró en enero presentó la renuncia para irse al sector privado”, citó como ejemplo reciente, y aseguró que “esto está ocurriendo a todos los niveles”.
Los que renuncian a la planta, pueden volver ganando cuatro veces más: “Muchas personas que renuncian son re-contratadas en el sector público y cobran obviamente guardias a valores mucho más elevados que los médicos de planta. Con el aumento que, según la gobernadora, nos permite recuperar nuestro poder adquisitivo, un médico sin especialidad ni cargas está cobrando 41.000 pesos, si trabaja los 30 días, contra diez días que trabajó un contratado y cobró 160 mil pesos”, comparó.
“No estamos en contra de los contratados, porque hay una ley de oferta y demanda y no se consiguen médicos si se contrata por menos, pero nos planteamos por qué en el sector privado, donde también hay guardias, se pagan 7.000 pesos, pero en el hospital pagan 14.000 para que vengan”, subrayó sobre el doble que se le factura al sector público. 

Posible sobreprecio

El médico barajó que “para que haya un contrato de este tipo debe haber mecanismos de control, como el Tribunal de Cuentas, y deben estar asesorados por abogados para poder ofertar esto sin tener el riesgo de que se piense que se paga un sobreprecio”.
Precisamente este tema será analizado hoy en asamblea. “En el sector público las guardias a contratados se pagan el doble que en el privado, y algo está ocurriendo. Algo está mal”, sostuvo.
En la factura que tomó estado público, quedan expuestas guardias de 48 horas que se facturaron, y no se sabe si el médico estuvo todo el tiempo en el hospital, porque necesita dormir en algún momento. “Por lo que vimos cubrió neonatología, pediatría y terapia infantil. Es probable que algunas guardias las haya cumplido en su casa esperando que lo llamen”, barajó el Dr. Torres.
En la asamblea de hoy contarán con el asesoramiento de un letrado, “porque nosotros somos médicos y tenemos que asesorarnos para ver si se puede radicar alguna denuncia, o que por lo menos se expliquen estas diferencias con el sector privado. En el hospital se está pagando más que en el sector privado a los contratados para guardias y es una discriminación que nos perjudica”, enfatizó.
Si a un médico de planta le pagaran lo que deben pagarle, no tendrían que recurrir a los contratos. El contrato es una opción pero era la excepción, para especialidades muy críticas donde hay pocos profesionales en el país. Eso lo comprendemos, pero no es lo que está pasando. La guardia que se pagó 160 mil pesos fue por un pediatra, que es una especialidad básica, donde si uno oferta lo que debe ofertar, los médicos van a venir”, planteó.
“Como la oferta no es atractiva y localmente no tenemos polo de producción local de pediatras, la oferta tiene que ser importante para que quieran migrar”, expresó Torres.
Además dio cuenta de las “mentiras” con las que han traído profesionales, que así como llegaron, se fueron. “Hace poco entró una médica a un servicio y me dijo que le mintieron, porque le dijeron que de entrada iba a cobrar como mínimo 75 mil pesos y va a cobrar 40 mil. Ya cuando las personas que llegan ven el sueldo y que les han mentido, y además ven que en el sector privado les ofrecen otra cosa, es muy fácil dar el salto”, sostuvo.
El médico defendió la dedicación exclusiva para los profesionales del sector público, que “está aprobada a nivel mundial, mejora la calidad de atención, hace que los equipos se fortalezcan hacia adentro y puedan trabajar en forma interdisciplinaria”, destacó. 
“En muchos lugares del país donde la dedicación exclusiva no existe, los salarios son deficientes y entonces los médicos no cubren la carga horaria y trabajan en el sector privado. Esto redunda en una mala calidad de atención. La historia de nuestro hospital es muy distinta, porque las mejores prepagas elegían el hospital por la calidad de atención. Hoy por la falta de oferta de turnos y de profesionales, van al privado. Si van a cualquier sanatorio después de las cinco o seis de la tarde, es un hormiguero de gente. El hospital no puede suplir eso y la falta de oferta es por falta de profesionales, no porque los médicos no queremos trabajar: tenemos atención en consultorio, en sala de internación, la cobertura de guardias pasivas y activas, y lo que puede ofertar un profesional de consultorio es mínimo”, explicó sobre la falta de turnos.
“Por eso es importante un número suficiente de profesionales para atender los requerimientos mínimos de las guardias, internación, y que haya una gran oferta de turnos hacia fuera”, subrayó.
Sobre los anuncios sobre la incorporación de profesionales, recordó que la semana anterior SIPROSA brindó una conferencia de prensa “y dimos nombre y apellido, además del número de los que han renunciado, lo que se han jubilado, y los que han dejado de cumplir tareas asistenciales porque están ocupando un cargo público o no atienden pacientes. Entre Ushuaia y Río Grande el número estimado es de 76 hasta hace un mes atrás. Este último mes ya hay médicos en tratativas con el sector privado, que son de terapia intensiva, de pediatría, de cardiología. Ya están con miras a irse al sector privado. Uno de los cirujanos que trabajaba de forma excelente en el hospital ya renunció totalmente; el otro presentó su renuncia y le prometieron una oferta superadora. Ahora está a la expectativa, pero dentro de este sistema no hay mucho para ofrecer”, dijo.

Más demanda sin obra social

Por la crisis económica, la demanda de atención de personas sin obra social viene aumentando, a la par que disminuyen los médicos. “No tenemos un número definitivo pero sabemos que aumentan día a día. El área de recursos humanos de la Municipalidad ha contabilizado veinte mil curriculums a la espera de trabajo, y en asistencia social pasaron de 800 personas a 800 familias”, dijo.
“Vemos cada día pacientes nuevos, sin obra social. Muchos requieren algún estudio o interconsulta, y terminamos haciendo la derivación al sector privado. Desde que se jubiló la gastroenteróloga del hospital no ingresó ninguno, entonces todas las endoscopías se derivan y, si no tiene obra social el paciente, eso lo paga el estado”, expresó, con un costo más alto que contar con un profesional.
“Si hubiera una oferta de un médico gastroenterólogo en el hospital, ese dinero que va al pago de la práctica no saldría del erario público”, observó el Dr. Torres. 
“Nos dicen que no hay plata para aumentar los sueldos pero vemos que los gastos son onerosos en el privado y nos llama realmente la atención. Hay un doble discurso y no hay una decisión política para definir que el sector crítico en este momento es el de profesionales. No voy a descalificar a los compañeros que trabajan en la administración y los necesitamos para trabajar codo a codo, pero si se pone un aviso, a la hora se consigue un administrativo. El aviso para un profesional no va a aparecer fácilmente. Al sector profesional hay que aumentarle no menos del 50% del básico y actualizar la guardia. Se habla de un aumento del 80% pero desde 2014 estaban congeladas. El 80% de 1.500 pesos se va a pagar 3.100 pesos y el fin de semana se irá a 4.200 pesos. Si ven lo que factura un médico de guardia contratado del privado, que son 14.000 mil pesos por guardia, aun con el aumento estamos muy por debajo”, contrastó.
Agregó que “cada veinte camas de internación tiene que haber un médico dentro de la sala, por disposiciones ministeriales a nivel nacional. Hoy hay más de veinte camas pero no hay un médico de internación. Esto lo cubre el médico que está en la guardia central, que recorre 150 metros entre la guardia y la sala”, que es la distancia que separa un sector de otro.

Ministro Colman, cerrado

Con respecto al diálogo con el gobierno, SIPROSA lo sigue reclamando. El ministro de Salud Marcos Colman desmiente por los medios la fuga de profesionales y no habilitó al gremio a discutir paritarias.
“El último contacto fue en octubre del año pasado. Después de eso no tuvimos contacto con ningún funcionario de gobierno. Ni siquiera nos han llamado después del petitorio presentado. Tenemos el diálogo cortado totalmente, cuando en abril de 2016 firmamos un acta acuerdo, donde se iba a discutir el tema previsional, porque nos descuentan el fondo solidario. Son varios temas que se iban a plantear en el año y no hubo ningún acercamiento. Se está incumpliendo el acta acuerdo que firmaron y ahora se agarran de que no tenemos representación en Tierra del Fuego, cuando muchas veces es una decisión política quién se sienta y quién no. Nosotros nos hemos sentado con todos los gobiernos y somos cerca de 400 médicos en SIPROSA”, remarcó el profesional.

El diagnóstico actual

El Dr. Torres mencionó el estado de cada servicio: “Neurología ha desaparecido. Con Neurocirugía estamos a la espera de lo que define el Dr. Vera –a punto de renunciar-. En Oftalmología renunciaron las únicas dos que estaban en planta –e ingresaron el año pasado- y hay un servicio tercerizado. A estos oftalmólogos les pagan mucho más que a los médicos de planta. Gastroenterología desapareció; en Dermatología hay dos especialistas; en Cardiología hubo muchos ingresos y el sistema estaba funcionando bien, pero lamentablemente en este momento están pensando en dar el salto al privado. En la guardia central, de diez integrantes de planta quedan tres y el resto son contratados. En Neonatología hay tres médicos y el resto son contratados. En Terapia Infantil son todos contratados. En Pediatría hubo una migración importante y va a haber otras pronto también, y eso se suple con médicos contratados. En Ginecología pasa algo similar y la guardia está cubierta casi en su totalidad por contratados. En Terapia de Adultos también hay médicos en conversaciones con el sector privado, y en este sector nunca se tuvo que contratar, pero ahora seguramente van a tener que hacerlo. En Clínica Médica históricamente había un plantel muy uniforme, pero la internación es cada vez mayor y hay muchos pacientes crónicos, falta atención en consultorios externos porque no hay número suficiente”, enumeró.
“Por el momento Odontología trabaja bien y no es un problema, Kinesiología tampoco, lo mismo Fonoaudiología que trabaja bien. En Nutrición hubo algunas migraciones pero está bien. En Urología hay un solo profesional pero le han quitado la unidad de urología, y está a cargo del servicio de cirugía. Quedó solo y cuando se jubile no queda nadie”, advirtió.
“Si seguimos en este rumbo vamos a tener problemas en muchos más sectores”, aseguró el profesional.

Vuelos sanitarios

Otro aspecto que implica más gastos al estado por la falta de profesionales son las derivaciones. “Son un tema muy oneroso para el erario público y muchas veces es por falta de respuesta a algunas complejidades, que podrían ser resueltas si tuviéramos los profesionales y la infraestructura. Siempre va a haber derivaciones, pero deberíamos tener un cardiólogo para poner un stent. En un infarto es fundamental hacer la intervención y poner el stent en las primeras horas. Pero estas patologías son derivadas a un costo exorbitante”, afirmó.
Respecto de los contratados, dijo que hay médicos que residen en la ciudad y otros que vienen de otros puntos del país. “Hay gente que vive en Río Grande, como los traumatólogos y oftalmólogos, y hay otros como los de terapia infantil que vienen de Rosario y se les da hospedaje y traslado. Al hospital se los lleva y trae con el sistema de ambulancias, así que le pagamos el remise”, ironizó.
El Dr. Torres lamentó “el desmerecimiento” hacia el personal de planta “cuando el Ministro de Salud dice que ganamos fortunas. Yo tengo una maestría en Diabetes y es un grado alto en la especialidad médica, por eso cobro 47 mil pesos en lugar de 35 mil. Para la gente común, es un buen sueldo, pero somos especialistas que venimos de otros sectores”, dijo.
Así y todo, el sueldo como especialista diabetólogo es inferior a un cafetero de la Legislatura, al de un empleado de Energía o un operador del canal estatal, por las desigualdades en la administración pública y los convenios colectivos.
Finalmente se lo consultó sobre los dos tomógrafos que anunció el gobierno, y si hay personal capacitado para operarlos: “El servicio de imágenes en Río Grande era modelo en 2003, con ocho médicos capacitados para tomografías, ecografía doppler, etc. Hoy los médicos han migrado al sector privado y contamos con tres profesionales, pero no sé si están capacitados para utilizar este tomógrafo. Probablemente lo estén pero el servicio está diezmado y no se hacen todas las prácticas que se hacían diez años atrás”, concluyó.

DESTACADA

Del jefe de la Armada al presidente Macri: "No sabemos dónde está, no sabemos qué pasó"

El mandatario está concentrado en la búsqueda del ARA San Juan, después ajustará cuentas con el almirante Srur y su plana mayor. El mi...


 
Copyright © 2013 Mujeres o Demonios
Powered by Blogger Templates