ULTIMAS NOTICIAS
only display title if it's non-empty

POLITICA

GREMIALES

SOCIALES

martes, agosto 20, 2013

Vecinos preocupados por la droga en Río Grande.


Un grupo de vecinos y voluntarios, en su mayoría adictos recuperados que trabajan en la Fundación Formar, expusieron el aumento de la venta y consumo de drogas, agravada en los últimos tres años, al punto de atravesar todas las edades y sectores sociales.


Pío Barroso es uno de los vecinos de la ciudad que vino trabajando casi en soledad, reclamando respuestas, y organizando marchas que no tuvieron una convocatoria significativa, pero ahora encuentra otro panorama y una preocupación que crece.


Uno de los jóvenes de la fundación, de nombre Pablo y recuperado desde hace seis años de la adicción, relató que “los padres se están acercando  por el tema de adicciones, también por el alcohol, pero hoy ha crecido la adicción a las drogas. Antes era el alcohol y ahora la droga está a la par”.


Indicó que el problema de las drogas está derivando en trastornos de pánico, una patología cada ve más frecuente. “La problemática es grave. Vienen chicos, adultos, mujeres. Este tiempo estamos trabajando mucho con los matrimonios, porque donde hay problemas de adicción hay violencia. Se generan muchos problemas por la adicción, porque no solamente es el adicto sino cómo influye en el entorno”, dijo.


“Nos sorprende mucho cómo llega a las escuelas, a las fábricas”, remarcó sobre un tema que en las últimas semanas puso en debate el propio intendente.


“Antes había drogas, pero hoy uno ve los chicos fumando marihuana en la calle como algo normal y nos sorprende, porque ha crecido mucho”, insistió.


Precisó que las edades más afectadas van de los 14 a los 18 años. “Son los que más se acercan”, sostuvo, aunque también reciben adultos consumidores: “La gente más grande se acerca porque quieren salir, para que los hijos no toquen las drogas. Los adultos se acercan más para que los hijos no caigan en eso. Pero en lo que es adolescentes, es tremendo. Y también en las fábricas”, reiteró.


Pablo lleva tres años trabajando en la Fundación y marcó diferencias desde el comienzo, con un crecimiento potencial. “Antes los papás no se acercaban o el chico venía solo. Hoy es una desesperación. Ya es desesperante, los padres no saben qué hacer, están desesperados, porque destruye familias, las separa. Desde hace tres años a ahora, la cantidad de droga que hay es mucha. Hablás con los chicos y dicen que las conseguís donde querés. Donde vayan la pueden conseguir, está accesible en cualquier lugar”, aseguró.


“Nosotros estamos haciendo un trabajo de rehabilitación pero la mayoría dice que la recaída está a la vuelta de la esquina. Muchas de las personas se encierran durante el período de abstinencia aunque nosotros no lo recomendamos, pero dicen que si salen la consiguen a la vuelta de la esquina. Hasta tienen que cambiar los números de teléfono porque las llamadas son constantes, ofreciéndoles. Y genera mucha plata”, señaló.


Pese a la gravedad del flagelo, expuso que “son muy pocos los que están demostrando que están preocupados. En general no hubo respuestas, este año se hizo una reunión en la Casa de la Cultura por el tema de adicciones, trajeron un profesional, pero tiene que ser más continuado”, opinó el joven.


Por su parte Pío Barroso, indicó que “cuando yo comencé parecía muy lejano este tema, hoy está entre nosotros y los únicos que no lo ven son los que tienen la obligación de proteger a la sociedad”.


Recordó que “hace diez o doce años salió una carta donde un chico de 15 años, pocos días antes de morir, le pedía perdón al padre por el daño que le estaba causando, y le pedía que publicaran la carta, donde decía que tuvieran cuidado con los señores de traje y corbata, porque esos son los que nos matan”.


Para Barroso está ligado el narcotráfico al poder y por eso no hay reacción acorde al problema. “Cuando comencé con la marcha contra las drogas, quizás no tuve acompañamiento porque la gente lo veía muy lejos. Hoy lo tenemos entre nosotros”, insistió, dado que “se profundiza la adicción y la venta, y el problema es cada vez mayor. Estamos muy cerca de que se formen las bandas y empiecen los problemas entre ellos. Ahí cae toda la sociedad”, advirtió.


“No podemos seguir dando vueltas con lo mismo, si hay o no hay drogas. La prevención es cero, la educación es cero, y ¿qué podemos esperar con esos dos temas fundamentales?”, planteó.


Aseguró que “la sociedad se encuentra en un estado calamitoso y el gobierno lo único que hace es apoyar leyes desgraciadas, que atacan a las familias y a los jóvenes”, dada la postura a favor de la despenalización de parte del gobierno fueguino. 


Dio cuenta de notas enviadas “a la gobernadora, al ministro de justicia, a los intendentes”, pero no tuvo respuesta, aunque celebró que el intendente Melella ahora esté denunciando el problema. “Está en cada esquina, en cada casa, y no es porque la mamá o el papá sean malos, sino que adonde van los chicos existe esta desgracia y en cualquier momento caen. Están rodeados de vicios, de la droga, del alcohol, la prostitución, la vida fácil. Es desesperante”, manifestó.


Agregó que “los chicos saben quién vende, lo hablo a diario porque me interesa el tema y les pregunto. Todos saben quiénes son y la droga está a la vuelta de la esquina de cada lugar, haciendo estragos. Si queremos vivir sanos, vivir bien y vivir tranquilos como sociedad, hay que involucrarse. Yo le pido a la provincia que nos levantemos como sociedad y no tengamos miedo. Hay muchas madres que están en un infierno. La persona que tiene un adicto en la casa ni siquiera puede dormir, porque no sabe la reacción que va a tener su hijo. No los estamos condenando, estamos para ir, para hablarles”, sostuvo.


Dio a conocer que el 19 de octubre se prevé realizar la tercera marcha contra la droga en Río Grande y esperan organizar una jornada de actos contra la droga, llevar bandas, videos, especialistas, y sobre todo informar.


Un aspecto que llamó la atención de los que trabajan en la Fundación es que la droga ni siquiera forma parte de los temas de campaña, dado que ningún candidato expuso esta preocupación. “Sin apuntar a nadie, me sorprende la cantidad de droga que se secuestró en el último operativo, 24 kilos”, observó, preguntándose “quién puede traer una cantidad así. Ahí está la respuesta. Es un tema delicado y no podemos esperar de nadie”, dijo en clara alusión a los sectores de poder.


Hubo oyentes que se comunicaron para dar a conocer que saben cómo se vende droga en los barrios porque lo ven, pero no denuncian porque “hay patrulleros que paran a comprar”. Pablo apuntó ante este llamado que habló con un policía sobre estos temas y le dice que tampoco se pueden hacer mucho porque “a los dos días los sueltan” a los que sorprenden vendiendo.


Desde su lugar el foco está puesto en la persona, y en tratar de recomponer interiormente el daño causado por la adicción. “El problema está adentro de cada persona y en eso tratamos de ayudar, a formar una identidad, a fortalecerla. En la escuela hay mucha droga. Se drogan en los baños, en cualquier lado. Es algo anormal, y está el tema de las fábricas. Creo que si la persona se droga en su casa se droga en cualquier lado. Se habla tanto de las fábricas por la cantidad de gente que hay, y además hay mucha plata en todos lados, enfocado a esto”, lamentó.


Pablo hizo público su teléfono para los que quieran contactarse, llamando al 02964-15522096, en particular voluntarios que quieran destinar algo de su tiempo para colaborar en la recuperación de adictos.


Finalmente expuso el gran problema dentro de cada familia, por la pérdida de autoridad, de límites, y padres tan inseguros como sus hijos. “Me sorprende cómo hay padres que dejan que el chico se drogue en su casa. Lo he visto. He ido a casas a visitar a alguien y de repente el pibe con sus amigos estaba drogándose, con los padres ahí mirando. Vendría a ser la previa antes de ir al boliche, que la hacen en la casa de los padres. Para algunos padres es una forma de buscar la aceptación de los hijos, decirles que está todo bien, y es una locura. Hoy muchos papás lo toman como algo normal, como que no les va a hacer nada. Con eso están pagando la ausencia”, señaló. 


Pío apuntó que “hay que sanar a los padres del miedo, de la inseguridad que tienen, porque creen que de esa manera, a la vista de ellos, los tienen controlados. No ven que a futuro les hacen un daño tremendo, no saben ellos ni quiénes son, ni cómo aconsejar, ni qué límites poner. Los padres han perdido esa autoridad, o la compran con dinero. Es tiempo de involucrarse, por voluntad propia, por amor a la sociedad, por amor a ver a un Río Grande transformado”, concluyó.

DESTACADA

Melella anunció el último tramo de los trabajos en el laboratorio municipal de análisis clínicos

El intendente Gustavo Melella dijo que con este nuevo espacio sanitario “queremos ir ganando en complejidad en las prestaciones para no ...


 
Copyright © 2013 Mujeres o Demonios
Powered by Blogger Templates